MITOLOGIA GALLEGA

enero 17, 2017


NOCHE VIEJA EN LONDRES

enero 4, 2017

El pasado 31 de diciembre quedamos unos cuantos españoles para pasar la noche vieja juntos. Todos somos de la nueva hornada de emigrantes forzosos de nueva generación, o sea los que sin futuro en España decidimos emprender camino en busca de futuro.

Yo llevo en Londres unos diez meses, los demás no lo se, pero dudo que alguno lleve más de dos años aquí. Casualmente todos somos de distintas partes del país, Extremadura, Andalucía, Valencia, Murcia, etc, el único gallego soy yo, de Ourense, tierra de afiladores.

Quedamos en juntarnos en el piso que tienen compartido tres de ellos, allí nos comeríamos las uvas y haríamos piña patriótica para así sentirnos más en familia.

Demás está decir que había de todo un poco de nuestro país para comer, por gentileza de las respectivas familias y del correo. Yo aporté unos cuantos chorizos gallegos que alían a pueblo, y entre todos pusimos algo de dinero para comparar vino rioja y cava para el brindis.

Un poco antes de medianoche las risas y anécdotas fluían y todos esperábamos ansiosos el momento de las campanadas con nuestras uvas ya preparadas para el acontecimiento.

Llegada la medianoche comimos la uvas tratando de no atragantarnos y brindamos por un futuro mejor y por el nuevo año, luego vinieron los abrazos y las risas nuevamente, pero cada uno de nosotros estaba atento al teléfono móvil, esperando la llamada de los de casa. Como era casi imposible escuchar el sonido de la llamada yo metí la mano en mi bolsillo para sentir la vibración del teléfono, pero los minutos se hacían eternos y a ninguno de los presentes le entraba la llamada tan esperada.

Cuando sentí el vibrar de mi móvil casi no atiné a atenderlo de los nervios que tenía, todos me miraban y ponían sus teléfonos sobre la mesa, esperando que sonaran.

Cuando escuché la voz de mi madre diciéndome “¡Neno, feliz ano novo!” me quedé sin voz y al momento rompí a llorar “¡ Neno, ¿escoitasme?”, preguntó mi madre, “¡Sí mamá, feliz ano novo pa vostedes tamén!” le dije y pude escuchar como ella lloraba y casi no podía hablar. Luego me habló mi padre y algunos familiares que estaban con ellos, la llamada fue corta pero muy intensa.

Cuando corté la llamada levanté la vista y vi como todos los demás hablaban con sus familiares y se secaban las lágrimas como lo había hecho yo.

Pasado el momento emotivo ya la fiesta no fue la misma, ninguno de nosotros tenía ganas de seguir la juerga, todos hubiéramos dado parte de nuestras vidas por estar en casa con la familia esa noche vieja.

Cuando regresé a mi casa y me metí en cama, no pude dejar de pensar en mi gente y en el momento tan feliz y triste a la vez que había pasado. Y antes de dormirme recordé unas palabras que mi abuelo solía decirme cuando niño: “ Que nunca teñas que emigrar, meu neto, porque lexos da casa a distancia e a morriña fan o tempo moito mais longo do que xa e “.

ROBERTO GONZALEZ

11111


NAVIDAD LEJOS DE CASA

diciembre 16, 2016

Cuando llega diciembre

y con él, la Navidad,

me siento un poco triste

por estar lejos del hogar.

——————————

Extraño aquella lareira,

y las caricias de madre,

extraño las castañas asadas

y los abrazos de padre.

——————————–

Ahora lejos de casa,

sólo en mi habitación,

se me saltan las lágrimas,

me embarga la emoción.

——————————–

Pero no pierdo la esperanza

de juntar un buen dinero

y poder pasar la Navidad

con aquellos que quiero.


ROBERTO GONZALEZ

2


CASTROS CELTAS

diciembre 1, 2016


ULTIMO DESEO

noviembre 17, 2016

Hace unos años, cuando mi madre murió, en el momento de ir a ala funeraria, en Barcelona y de contratar los servicios pertinentes para el entierro, me llamó la atención la pregunta que me hizo la señorita que me atendía: “¿Su madre era gallega verdad?” al contestarle afirmativamente continuó preguntando: “¿Y como es que no la llevan a enterrar a Galicia?” A quedarme callado sin saber que contestar fue ella la que continuó hablando: “Se lo comento porque casi todos los gallegos quieren ser enterrados en su tierra y me llama la atención que usted no pida el traslado al pueblo”.

Mire señorita, mi madre era gallega y muy gallega, pero de eso nunca nos dijo nada y para que no hablemos más del asunto sepa usted que nuestro propósito es el de incinerarla y luego si así lo decidimos los familiares llevaremos sus cenizas para Galicia, o no”.

Luego de un largo silencio se limitó a comentar en voz baja: “Perdone si le he molestado pero como usted comprenderá tengo la obligación de ofrecerle los servicios pertinentes de la empresa para el traslado….En una palabra nos incitan a ofrecer a los gallegos la opción del entierro en su patria”.

Desde entonces he pensado que quizás los gallegos seamos los más interesados de que una vez muertos se nos entierre en tierras gallegas. Y me pregunto el porqué. A lo mejor es por morriña o por el deseo incumplido del regreso…a lo mejor quizás lo llevamos en los genes sin saberlo.

img_3056

Cada año hay en Galicia cientos de entierros de gente muerta en distintos lugares del país y del mundo. Desde los más recónditos lugares los hijos trasladan a sus padres al cementerio parroquial en el que reposan los antepasados, por deseo explícito del fallecido. Eso es una cosa tan común que en nuestra tierra ya se tiene como habitual.

La gente acude a los entierros como a un rito, sin conocer muchas veces al difunto, simplemente porque era pariente de alguien o porque llevaba muchos años fuera y llegado el triste momento pidió que se le trasladara al pueblo.

capilla-18

¿Que nos habrá dado esta tierra para quererla tanto? ¿Será acaso la sangre celta o el embrujo de las meigas que nos hace querer regresar aún tras la muerte? Sinceramente no lo se, porque si lo miramos fríamente esta, nuestra patria, solo nos dio una oportunidad, la de emprender el camino para ganarnos la vida lejos, para escapar de la miseria y el hambre, de la pobreza y el desamparo institucional.

Pero, cual perro que lame a su amo después de una paliza, los gallegos vivimos pensando en nuestra tierra , la queremos, respetamos y deseamos regresar a su lado como si ella fuese la mejor madre del mundo. Nuestro amor por Galicia es incondicional, fiel y eterno , como deben de ser los amores de verdad, los que duran toda la vida o a lo mejor eternamente.

Alguien debería estudiar este tipo de amor… podríamos llamarle “amor galaico”. El nombre ya lo tenemos, ahora solo falta quien se interese y tenga tiempo para meterse dentro de nuestra psiquis colectiva.


OTOÑO

noviembre 1, 2016

El otoño, es sin duda alguna, la mejor de las estaciones para disfrutar de los sentidos y en Galicia podemos encontrar todo lo necesario para sentir y ver.

100_2286100_2537100_2612arbol-4atardecer-31img_23162seta-28

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas fotos son un pequeño recordatorio del otoño gallego, nuestro otroño.


ABRAMOS LAS PUERTAS

octubre 18, 2016

A los gallegos, por lo general, nos cuesta mucho demostrar los sentimientos y más aún delante de terceras personas.

Pero aunque eso nos haga parecer más fuertes, muy dentro de nosotros nos sentimos frágiles y débiles, precisamente por no saber o no querer demostrar lo que llevamos dentro.

Es justamente por eso que existe la “morriña”, sentimiento puramente gallego al que nadie que no porte nuestra sangre es capaz de entender y menos de experimentar.

Por eso nuestras lágrimas a escondidas o en la oscuridad de la habitación al recordar a los seres queridos que tanto añoramos y no están a nuestro lado.

Por eso nuestras ganas, siempre a flor de piel, de regresa al pueblo y sentirnos parte de él al pisarlo, olerlo, tocarlo, respirarlo….

A lo mejor eso es precisamente lo que nos hace sentimentalmente diferentes a muchos otros, el no saber sacar hacia afuera todo lo que llevamos dentro. Quizás eso forme parte de lo que nos hace ser gallegos.

Sigamos siendo gallegos como siempre, pero hagámoslo demostrando a los que nos rodean todo eso que sentimos. Abramos las puertas de nuestro corazón, demostremos que somos capaces de ser sentimentales y fuertes a la vez. Haciéndolo seguramente nos hará ser más felices y también nos hará mucho bien.

———————————————————————————————————    ROBERTO GONZALEZ

Nuestra música si que es puro sentimiento!!

Nuestra música si que es puro sentimiento!!