REFEXION

La emigración es una consecuencia directa de la economía, de la desigualdad social y de los nulos intereses políticos en mejorar la situación de la gran mayoría de habitantes de un país.

Mientras las minorías acomodadas de la sociedad traten de seguir manteniendo su estatus a costa de lo que sea, sin mirar las consecuencias que para el resto de la gente eso trae, mejor dicho mirando para otro lado o haciendo la vista gorda, dejando los sentimientos a un lado, la cosa no tiene miras de mejoría a corto plazo.

Todos los países que fuimos fábrica de emigrantes y en los que la economía estuvo hecha trizas durante largos años seguimos conservando a aquellas familias pudientes que no supieron en ningún momento lo que era la miseria y menos aún el hambre.

Hoy algunas de esas familias son las que rigen la economía y el gobierno de esos países que ellos mismos destrozaron un día y de los que piensan seguir subsistiendo por muchas generaciones más, cueste lo que cueste.

Las guerras son siempre causa de emigración, casi siempre por miedo a perder la vida, porque lo económico deja de ser importante en esos casos y la salvación es la única meta a seguir.

Hoy seguimos viendo por la televisión a esas personas que lo dejan todo atrás para poder “vivir” en paz y poder llevarse un trozo de pan a la boca. Nosotros que también pasamos por esas circunstancias nos convertimos en simples espectadores del telediario y pensamos de manera egoísta que eso no nos incumbe, que nos es lejano y que nada podemos hacer por solucionarlo.

No hay mayor ciego que el que no quiere ver, y eso nos está pasando, no queremos ver, nos negamos a sentir y a tratar de presionar a las potencias mundiales a que acaben con estas guerras fraticidas e inhumanas que son simplemente una forma de hacer dinero y aumentar el poder.

Estas gentes no son “emigrantes” al uso, son desesperados que creen que nuestra sociedad, avanzada y humana, les puede ayudar a vivir unos cuantos años más en paz. Pero los que nos creemos reyes de la democracia y ejemplo para el resto del mundo, somos simplemente seres humanos que piensan en lo suyo y nada más.

Desde este modesto lugar hacemos un llamamiento a quienes gobiernan los países occidentales a que de una vez por todas pongan solución a las injusticias sembradas por el mundo que son nada más ni nada menos que semillas un día plantadas y que hoy germinan y crecen sin control.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: