LOS “CULO DE HIERRO”

En los años que yo trabajaba en los ómnibus de Montevideo había muchos compatriotas que hacían ese mismo trabajo en las distintas empresas que había en la capital de Uruguay, Cutcsa, Come; Coetc, Ucot, etc.

Isuzu de la empresa Come (años 60)

Isuzu de la empresa Come (años 60)

Hacíamos muchas horas para poder sacar una mejor mensualidad y nuestras vidas transcurrían mas tiempo dentro de los vehículos que en nuestras propias casas.
Dentro de esa colectividad había quienes trabajábamos más o menos horas semanales pero existían unos cuantos que prácticamente vivían en su puesto de trabajo, a esos los llamábamos “Los culo de hierro”. Esa denominación era debida a que casi todos eran conductores y al tener que pasar la gran parte del día sentados al volante a algún espabilado se le ocurrió que debían de tener el trasero duro como el hierro.

Bus Aclo (años 60) de la empresa Coetc en el que yo trabajé muchas horas y durante muchos años.

Bus Aclo (años 60) de la empresa Coetc en el que yo trabajé muchas horas y durante muchos años.

Pero eso no solamente pasaba en el transporte colectivo si no también en todos los sitios en donde algún gallego trabajaba, bares, panaderías, zapaterías, construcción, etc. Si en el lugar de trabajo no se podían hacer horas extras se buscaban otro donde trabajar el resto del día. Así que las jornadas se hacían siempre largas y con el único fin de poder hacer un poco más de dinero y ahorrar para poder regresar a la patria.
La fama de trabajadores que los gallegos nos logramos acreditar fue la razón de que siempre se nos ofertaran trabajos que bien sabían cumpliríamos de todas todas y sin rechistar.
Pero eso también traía una consecuencia añadida y era la de la explotación y la de que a sabiendas de que nunca serían denunciados los empleadores, los gallegos trabajábamos a bajo coste y de forma interminable.
Felizmente ya se acabaron esos días y hoy la cultura de los nuevos gallegos les hace ser igualmente buenos trabajadores pero no esclavos de gente explotadora y sin escrúpulos.
No quisiera acabar este artículo sin dejar de admirar y comprender a todos aquellos que lo dieron todo para lograr una mejor situación económica o volver a la patria con unos cuantos duros más.

 

Viejo ómnibus Leiland (años 40)  de la empresa Cutcsa.

Viejo ómnibus Leiland (años 40) de la empresa Cutcsa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: