HISTORIAS DE AFILADORES – 2

UNA BUENA CLIENTA

Como siempre había salido a hacer el recorrido diario, era jueves y por lo tanto le tocaba uno de los barrios mejores de la ciudad, el trabajo era casi todo en restaurantes y bares, pocos clientes había particulres porque la zona en si era de gente adinerada y las dueñas de casa no estaban en disposición de mandar a las sirvientas a afilar los cuchillos.

Cuando la mañana tocaba a su fin y el estómago le pedía algo de alimento, desde un balcon del edificio de enfrente, una mujer le llamó para que se acercara al portal. No debió esperar mucho para que la señora llegara a la puerta y le dejara unos cuantos cuchillos de cocina, dos tijeras además de una cuchilla nueva que seguramente nunca había sido afilada.

Antes de retirarse le dijo que cuando acabase de afilarlo todo llamara al cuarto piso y ella le abriría la puerta para que le hiciera entrega de lo afilado y cobrar.

Despues de una media hora, mas o menos, el afilador llamó al timbre del cuarto piso, se identificó y de inmediato le abrieron la puerta y le dijeron que subiera. Llegado a la pueta del piso la señora le invitó a entrar y le preguntó que cuanto le debía, ” Son cuarenta pesos señora”, dijo el afilador y grande fue su sorpresa cuando la mujer se puso delante de el,  abrió la bata que llebaba puesta y dejó a la vista del “naceiro” sus encantos de mujer. El hombre quedó sorprendido y sin saber que decir, ella a su vez  dijo en tono insinuante, “¿Quieres cobrarte en carne?”….

El afilador dijo que su respuesta fue que el trabajaba por dinero…. pero pocos son los que creyeron que esa respuesta fue la verdadera.

AFILADOR 20

RATONES COMILONES

Durante todo el día Antonio había trabajado en un antiguo pueblo zamorano, cuando llegó la noche su única preocupación era la de encontrar un lugar para poder dormir. Preguntó en muchas casas pero en ninguna de ellas logró un si por respuesta. Cuando ya pensaba en dormir a la intemperie, como tantas otras veces, divisó a las afueras una vieja casona en la que se veía una ventana con luz, decidió ir y hacer un último intento.

Llamó varias veces a la vieja puerta de la casa sin respuesta y cuando ya se daba la vuelta, resignado, una vocecita le preguntó que deseaba, ” Solamente un lugar para poder dormir esta noche, señora ” dijo el afilador, despues de un ratito la señora abrió la puerta, le miró y dijo ” Si quiere puede dormir en el pajar “….” Se lo agradezco mucho señora, por la mañana me iré temprano, no se preocupe si al levantarse ya no me encuentra”, dijo Antonio en tono de agradecimiento.

El pajar era una vieja construcción de madera ya muy antugua y entre las tablas el aire se colaba a su antojo. Con la luz de su mehero se instaló en uno de los rincones mas a cubierto, hizo un colchón con la poca paja que pudo rejuntar, dejó la bicicleta en uno de los costados y sin mas se echó a dormir.

Durante la noche en varias ocasiones se despertó con la impresión de que alguien le tocaba, pero al prender el mechero se encontraba en la mas intensa soledad y no dió importancia a lo sucedido pensando que se trataba de un sueño.

Muy temprano, al amanecer, se despertó y se puso en pie, pero al hacerlo vió que del bolsillo derecho de su chaqueta saltaron hacia la paja unos cuantos ratones. Inmediatamente metió su mano en el bolsillo y sacó de el lo que quedaba del dinero que el día anterior había cobrado por su trabajo en el pueblo. ” ¡ Carallo !, dijo en voz alta,¡ si me costó la noche mas cara que en un hotel de lujo!”

AFILADOR 4

Una respuesta a HISTORIAS DE AFILADORES – 2

  1. Museo de la Emigracin Gallega en la Argentina dice:

    Muy bueno el blog Saludos Miguel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: