LA “DESPLUMA GALLEGOS”

La conocí allá por fines de los setenta o principios de los ochesta, era menudita, de poca estatura, de edad indeterminada aunque seguramente mas cerca de los setenta que de los sesenta, vestía siempre  ropa oscura, charlatana incansable y risueña empedernida, su vida ahora no era nada buena, decía siempre, porque vivía entre los mendigos del Templo Inglés de Montevideo, pero siempre comentaba con jactancia, “yo fui la famosa despluma gallegos, en mis buenos tiempos”.

Cuando me quedaba de guardia en espera de servicio y durante un buen rato no tenía nada que hacer,  la vuscaba, para que me contara sus historias que no eran otras que la de los muchos paisanos que habían pasado por su vida, o mejor dicho, entre sus piernas.

 

 

 

Templo Inglés de Montevideo

 

 

 

 

“Yo , así como me ves, fui en mis tiempos mozos, una mujer muy hermosa, los tenía a puñados detrás mío, pero siempre pensé que el ser puta y no sacar nada no valía la pena,  de manera que vi un filón en los galleguitos que llegaban acá y no hacían nada más que trabajar y ahorrar los pesitos que ganaban para mandar a sus parientes o para poder irse con algo en los bolsillos”.

Decía estas palabras mientrtas sonreía y de alguna forma se sentía protagonista de una historia que ya no era nada mas que eso, historia.

“Esos pobres hombres nunca habían estado con una mujer de verdad, no sabían nada de los placeres de la vida, yo sabía muy bien como atraerlos a mi camio y hacer con ellos lo que quisiera. Me trataban como a una diosa, me mimaban y encima se quedaban sin un peso, porque ya me encargaba yo de sacárselo”.

A mi pregunta de que a cuantos había “desplumado” no me supo contestar con certeza, “a muchos, todos los que pude”, se limitó a decir y luego siguió con sus anécdotas de juventud.

“Alguno ya había traido para acá a la mujer y los hijos, pero de nada le sirvió, trabajaba más para mi que para su familia, no podía dejar de meterse en mi cama, porque la galleguita no le daba de noche lo que yo le daba a cualquier hora del día sin rechistar. Y cuando la conciencia ya les remordía tanto que se me ponían a llorar, les daba un empujón y los sacaba del medio, eso sí, quedándome con toda su platita”.

Una vez me insinuó que si ella no fuera tan vieja y yo tan joven seguramente haría conmigo lo mismo, “porque la experiencia la sigo teniendo” decía siempre, “pero…¿ de que sirve un buen motor sin un buen chasis y una buena carrocería ?”, comentaba, levantando la voz y a carcajada limpia.

“Yo viví una juventud y una madurez que no se las cambiaría a nadie, con todos los lujos, comiendo en los mejores restaurantes y durmiendo en los mejores hoteles, sin trabajar nunca, pero eso sí estando las veinticuatro horas del día a entera disposición de mis galleguitos, que finalmente siempre estaban trabajando para ni”.

“Ahora no soy nadie, por mi mala cabeza malvivo entre estos “bichicomes” y me dejo hacer lo que sea por un trozo de pan y unos tragos de vino. Pero no me arrepiento de mi pasado, nunca pensé en que llegaría a vieja sin un peso y sin donde caerme muerta”.

Al decir esto no había en su cara ni un ápice de amargura o de desgano siquiera, lo decía con la misma frialdad con que se ve pasar la vida desde un punto muerto, sin esperanzas ni anhelos, pero sintiéndose feliz de haber sido lo que uno fue.

“Quizás laguno de aquellos galleguitos a los que desplumé se acuerde de mi y de mis maravillas sexuales, seguro que por muy mal que le pareciese lo que le hice aún me recordará con cariño, y con algo de deso tambien”.

 

 

 

Omnibus de COETC en la terminal del Templo Inglés.

 

 

 

 

En el año 1984 yo emprendí el viaje de regreso a mi país de nacimiento, dejando atrás los omnibus, la COETC, y mis guardias en el Templo Ingés, pero llevando conmigo siempre la imagen y las historias de la “despluma gallegos” que hoy ya seguramente será un recuerdo y nada más. Y que sepa, desde donde esté, que un galleguito, que no fué ni su querido ni su amante y al que nunca desplumó, la sigue recordando con el pasar de los años y de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una respuesta a LA “DESPLUMA GALLEGOS”

  1. Montepulciano…

    LA “DESPLUMA GALLEGOS” « Gallegos por el mundo…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: