LOS RECUERDOS

Si en algo nos parecemos todos los emigrantes del mundo es sin duda alguna en  saber guardar los recuerdos del lugar en donde nacimos o hemos crecido, de los familiares lejanos en la distancia y el tiempo, de los amigos de la infancia y la juventud, de los paisajes que nos rodearon durante buena parte de nuestra vida, de los olores de nuestra casa y sobre todo del sabor de las comidas que hacía  nuestra madre o la abuela.

Todos esos recuerdos, siendo los mismos, son totalmente diferentes en cada persona puesto que el lugar de nacimiento es siempre diferente, los familiares son otros, al igual que los amigos, los paisajes difieren totalmente, los olores ni se parecen en nada y el sabor de las comidas cambia según se condimente.

Pero cuando los emigrantes de un mismo país se juntan todo se mezcla y se confunde, al hablar de la madre cada uno piensa en la suya y es la misma mujer pero con distinto rostro. Con los amigos y familiares pasa exactamente lo mismo, el sentimiento hacia ellos se repite en cada persona pero los rostros cambian. Si hablan de los colores de las flores y de los campos en cada persona seran diferentes, pero en ese instante se funden en uno solo. Y que decir del sabor de las comidas, nada será mejor lejos de casa, en los paladares de cada uno se recordarán gustos lejanos pero siempre vivos, todos los degustarán

Con nuestros "hemanos" Alfredo y Mari nuevamente juntos en Galicia

Con nuestros "hemanos" Alfredo y Mari nuevamente juntos en Galicia

pero ninguno será el mismo.

Y sin embargo que vonito es el compartir con los paisanos  momentos de  recuerdos… y que cada uno cuente sus añoranzas y sus deseos de poder  regresar junto a aquellos que un día hubo que dejar por pura necesidad. Y hablar de los días de fiestas en el pueblo y lo bien que se pasaba  con la familia toda reunida entorno a una vieja mesa compartiendo comida y vino.

Cuando se está lejos del hogar, de la familia, de los amigos, en muchas ocasiones los paisanos que por casualidad se conocen, llegan con el tiempo a ser parte de esa nueva familia que por necesidad hay que formar en el nuevo destino. Personas que no se conocían de nada de repente se hacen amigos y con el tiempo llegan a ser parte imprescindible de la familia. A todos nos ha pasado el llegar a querer como hermanos a gentes que como nosotros hicieron camino de ida y dejaron todo atrás para provar fortuna lejos de todo lo querido.

Al estar junto a esos nuevos hermanos es cuando los recuerdos se hacen más intensos y el compartir momentos de felicidad y de tristeza tambien nos hace sentir mas cerca de la patria lejana, de familia y amigos de paisajes,  de olores y sabores que solo habitan en el recuerdo que cada uno lleva muy dentro de si.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: