LOS HIJOS DE LOS EMIGRANTES

En Eiradela, la aldea en la que yo nací, éramos una gran cantidad de niños y niñas allá por los  sesenta, las edades podían variar desde los dos o tres años hasta un máximo de doce o trece, todos fuimos siempre buenos amigos y sobre todo grandes compañeros de juegos, teníamos muchas cosas en común pero sobre todas ellas había una que a casi todos nos afectaba, el tener al padre en la mayoría de los casos y a padre y madre en los menos, emigrados.

Muchos eran los hogares en que vivían los niños acompañados por la madre y los abuelos o solamente por los abuelos, eso hacía que en muchos casos, como el mío, no conocíern a su padre, puesto que este siempre había emigrado cuando los hijos eran muy pequeños, cosa que no sucedía con las madres ausentes puesto que estas habían sido reclamadas años despues por sus maridos y los niños sí se acordaban de ellas.

Los destinos de los padres emigrantes eran muy variados,  algunos  estaban haciendo la ruta, como se le decía a aquellos que  eran afiladores y recorrían las distintas provincias españolas detrás de la famosa rueda de afilar. Otros estaban en las grandes ciudades españolas en donde había mucha industria y por ello trabajo, Madrid,  Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Logroño, Miranda de Ebro, Santa Cruz de Tenerife etc. Unos cuantos tenían a su padre en países de Europa, Francia, Alemania, Suiza, etc. Y los menos los teníamos en tierras americanas, Argentina, Uruguay, Cuba, Mexico, Chile, Venezuela…

La cuestión era que pocos de nosotros conocímos a nuestros padres hasta el momento en que este decidió regresar o reclamarnos para el país en que se encontraba, en mi caso no fué hasta el año 1963, cuando ya contaba con unos nueve años de edad y fué en ese entonces cuando conocí otro mundo, lejos de la aldea que me vió nacer.

Nunca supe en realidad si aquellas separaciones entre padres e hijos fueron para bien o para mal, si valían la pena todos los sacrificios que se hacían a nivel familiar con el único propósito de una mejora económica. Hoy como padre pienso en el valor de la familia y en los años en que no viví junto a mi padre y siento en mi interior un vacío que nace en la niñez y aún perdura hasta hoy, vacío que tenía que haber sido llenado por el cariño y la compañía de un padre que estaba a miles de kilómetros luchando por una mejor vida para su familia.

Los hijos de los emigrantes fuimos en su día las víctimas de una situación económica desesperada en una Galicia desangrada por la pobreza y por el minifundio enquistado desde hacía generaciones en el campo gallego. Nunca nadie pensó en esos miles de niños que vivíamos en familias desestructuradas por la emigración, nunca nadie se quejó por la situación y quizás esa fue la causa de que se mirara para otro lado y nunca hubiese ni la mínima intención de resolver el problema  por parte de unos gobernantes que solamente pensaban en si mismos y en su queridísimo Franco.

El pasado ya no se puede reparar, pero desde nuestra optica actual

El afilador de Goya

El afilador de Goya

deberíamos estudiar el problema para que no se vuelva a repetir nunca más.

Roberto González

Anuncios

Una respuesta a LOS HIJOS DE LOS EMIGRANTES

  1. Abel B. dice:

    Estimado:
    Mi visita a este blog, me apuro a aclarar, es casual. Vi este post en la lista de posts publicados que aparece en el tablero del mío, y se me ocurrió enviar este comentario.
    Yo soy hijo de gallegos, por parte de padre y de madre. Estoy buscando alguna referencia de la rama materna de mi familia, o, por lo menos, del pueblo de origen.
    Mi nombre es Abel Baldomero Fernández; mi madre se llamaba Flora Raposo, y emigró a Argentina en 1930. Era uno de 5 hermanos, hijos de Juana Raposo. 2 de ellos, Jesús y Camilo Raposo, emigraron antes. Junto con mi madre emigró Benedicto, y quedó en España donde tuvo hijos la 5° hermana, Manuela. Tengo entendido que luego se radicaron en Barcelona. Una hija viajó a Buenos Aires en la década del ´60.
    El pueblo donde nació mi madre estaba en Lugo y se llamaba, según me contaba, Piñeiro o Piñero… do Caurel, me parece recordar. No lo he encontrado en los atlas. Mi tío Jesús pertenecía a una sociedad “Hijos del Ayuntamiento de Maside” en Buenos Aires, que creo que ya no existe, si el dato sirve de algo.
    Agradezco cualquier dato que puedan hacerme llegar. Mi mail, como quedará registrado en este comentario, es abelbfernandez@gmail.com
    Saludos y gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: