UN GALLEGO DE MI BARRIO

Durante años lo he visto por el barrio, siempre de un lado para otro y encerrado en si mismo. Hombre poco hablador al que no le gusta entretenerse con cosas que  no tienen importancia alguna,  según su parecer, taciturno, desaliñado y sobre todo ahorrador.

Con sus más de sesenta años cada mañana madruga para ir a trabajar a una vieja fábrica en un pueblo cercano a Barcelona, se jacta de no haber faltado nunca al trabajo en los treinta que lleva en el puesto, ni resfriados ni gripes ni fiebres le apartaron nunca de su obligación. Además no piensa en jubilarse antes de hora para ” no perder ni un euro “.

Por las tardes abre en el barrio un pequeño taller de reparación de calzado y durante cuatro horas se saca otro ” jornalito” . Nunqa se le ha conocido a ninguna mujer a su lado, vive solo y con lo indispensable en un pequeño piso antiguo de su propiedad, pero sabido es de que tiene  dos o tres más en alquiler al igual que alguna que otra plaza de parking. No tiene coche porque eso es un gasto inútil y además nunca va a ningún lado.

La última vez que fué a su pueblo vendió lo poco que allí tenía, porque el dinero en el banco siempre da algo y las tierras acaban de monte.  Va vestido con unas ropas pasadas de moda y algún pantalón ya ha perdido su color de tanto lavarlo, su pelo canoso y su piel curtida hablan de su intensa vida de trabajo y más trabajo. Por ahorrarse unos céntimos en la comida es capáz de caminar lo que haga falta y asi comprar las cosas un poco mejor de precio pues de otra forma es tirar el dinero.

En definitiva este gallego es un ave en vías de extinción, de los que quedan pocos pero aún existen, de aquellos que no piensan nada más que en amasar dinero aunque sea a costa de su propia vida, de los de antes, de una raza aparte.

Pero cuando se le comenta esa forma de actuar siempre contesta de esta

Campanario de la capilla de Eiradela

Campanario de la capilla de Eiradela

manera:

” cuando un hombre está solo y llega a viejo la única forma de que los sobrinos se interesen por él es teniendo dinero….. si no es así,  se morirá solo tirado en un rincón ”

Y yo no dejo de pensar que en parte quizás tenga razón.

2 respuestas a UN GALLEGO DE MI BARRIO

  1. sara dice:

    De pura casualidad, he leido este relato, y me emocione.
    No se si es porque siendo hija de emigrantes en Suiza he visto tantos y tantos casos asi. Luchar toda una vida par luego enfermar en cuanto paran de trabajar, o estar lejos de la familia, o estar solos y pensar que porque uno tiene algo de dinero, es un medio de atraer los sobrinos. Pero desgraciadamente puede que ese señor sea lucido.
    Gracias por este relato,
    Sara

  2. María E. García Martínez dice:

    …tus relatos son tan reales. Yo conozco personajes así. Son gallegos que aún hay dispersos por el mundo y que algunos creen que no existen. Aquí en Venezuela, hay cantidad de ellos….que no pudieron ó no quisieron regresar. Y muchos de los que quedan en las aldeas Gallegas siguen pensando que algún familiar se ocupará de ellos…gracias al dinerillo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: