VIEJO AFILADOR

Detrás de la rueda marchó

hace muchos años, un día

sin camino ni destino

hacer fortuna quería

Nunca más se supo de el

se cuenta que cruzó los mares

junto con su rueda, en un barco

a afilar a otros lugares.

Con su chifle y sus chispas

pasando hambre y miserias

no se atrevía a volver

pues fortuna nunca hiciera.

Hoy que ya nadie lo recuerda

aparece hecho un viejo,

con el corazón latente

y en los ojos un reflejo.

Callado recorre la aldea

sin pronunciar palabra

sin mirar a quien con el

por las callejas se cruzaba.

Solo al llegar junto a la casa

que un día le vió marchar

dijo en voz muy baja

-” Te juré qie iva a regresar”

Detrás de la muerte marchó

con una sonrisa en la cara,

con el corazón estallando

y con el alma muy clara.

ROBERTO GONZALEZ

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: