LA SEÑORA LOLA

La visitábamos muy de vez en cuando, había enviudado hacía ya unos años y vivia sola en una pequeña habitación trasera de una casa particular en un barrio alejado del nuestro.
A mí personalmente era una mujer que me caía bien, no se porque, la recuerdo delgada de pelo muy blanco y vistiendo siempre de gris oscuro o negro.
Mi madre siempre llevaba algo para picar que ella misma hacía y que los cuatro disfrutábamos entre conversaciones casi siempre relacionadas con el pueblo o con los paisanos que por aquellas tierras andaban. Mientras nosotros tomábamos un refresco ella tomaba el mate dulce que tanto le gustaba.
La habitación era muy pequeña y su moviliario consistía en una antigua cama de colchón de lana, un viejo aparato de radio que siempre estaba encendiso, un calentador de queroseno ( primus ) en el que cocimaba y calentaba el agua para su mate, un par de sillas destartaladas y una mesa diminuta colocada en un rincón al lado de la radio.
Muchos años había estado Lola en Montevideo, junto a su marido llagaron como todos con las esperanzas puestas en un nuevo país y la ilusión de regresar con fortuna, pero el destino solamente les deparaba esa pequeña habitación donde malvivir. Cuando él murió ella solamente pensó en volver a su tierra y fué tanta su insistencia que finalmente mi padre se encargó de arreglarle los papeles para la repatriación y así poder cumplir el sueño de pisar otra vez tierra gallega.
Nunca más supimos nada de la señora Lola, solamente por oídas nos enteramos de que estaba viviendo en Miranda de Ebro con una de sus hermanas que la había acojido en su casa.
Me gustaría recordar a todos aquellos que como Lola y su marido dejaron su vida en un lugar lleno de promesas que finalmente solo les dió desgracias y miserias, son muchos más de los que todos creemos, miles y miles de personas que nunca se atrevieron a hacer el viaje de regreso, repatriados, por vergüenza y que en muchas ocasiones fueron olvidados por sus familiares y murieron o malviven sus últimos años en alguna residencia del país que les acojió en su día. Ellos tambien fueron emigrantes, formaron parte de aquellos que la miseria arrancó de su tierra y que nunca lograron sus metas, ellos tambien son parte de la historia de un país destrozado por una guerra que solamente nos dejó como legado muerte hanbre y emigración y que tenemos la obligación de recordar porque de esa manera vivirán para siempre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: