RICHANIN

Apareció por el taller mecánico una tarde de verano, la calor era insoportable bajo el techo de láminas de cinc, se limitó a mirar para el techo e inspeccionar la nave a lo largo y ancho sin pronunciar palabra alguna.
Uno de los dueños se le acercó y le preguntó que deseaba, pero aquel hombre de unos ochenta años y vestido con retales de ropa usada simplemente se dedicó a tomar medidas y mentalmente sacar cuentas de quien sabe que cosas.
Todos los que trabajábamos allí pusimos atención en aquella persona de estatura media baja, delgado y metido dentro de una chaqueta gris inmensa y sucia.
Finalmente se dirigió al dueño que le perseguía y estenciéndo su mano le dijo en un castellano muy precario: ” Soy Richanin, y vengo a pintarte de blanco el techo para que tu no pases calor debajo de las chapas ”
La negativa del propietario del taller fué rotunda, ” No nos hace falta ninguna pintura “, pero aquel hombre siguió a lo suyo y le dijo que en un par de días lo tendría terminado y que le saldría por muy poco dinero.
Entonces llegó el otro socio del taller y metiéndose por medio de la discusión le preguntó que cuanto cobraba por pintar el techo por fuera, la cifra debió de parecerles ínfima porque despues de un rato de conversación quedaron en que al otro día vendría a empezar el trabajo.
Y así fué, a las ocho de la mañana allí estaba, con dos tinajas inmensas de latón, preguntó donde las ponía y le señalaron un rincón apartado de la nave, las dejó allí y desapareció silenciosamente. Pasaron unas cuantas horas y no regresaba, todos pensamos que no volvería cuando le vimos entrar por el portal con un gran bulto sobre sus espaldas, eran hojas de una planta tipo tuna, muy frecuente en el país y que supuestamente serían las que producirían una pintura milagrosa con la que pintaría el techo.
De nada sirvieron los ruegos de los dueños del taller para que llevara aquel material fuera, inclusive intentaron darle dinero, ” Richanin trabaja y luego cobra ” dió como única respuesta, la solución fué dejarle hacer el trabajo a su manera y punto.
Mientras estaba preparando el mejunge que utulizaría como pintura, hablaba con todos nosotros, así nos esteramos de que era ruso, que no sabía bien su edad porque nunca le dijeron cuando había nacido y que desde hacía muchos años vivía en Montevideo despues de haber recorrido muchos países.
Nos dijo que había sido cosako y había montado a caballo por las estepas rusas y peleado siempre en defensa de la monarquía hasta que finalmente fueron vencidos por los rojos, entonces no hubo otra solución que escaparse antes que morir ajusticiado por las ” multitudes salvajes ” de Lenin.
Mientras hizo su trabajo, con una vieja brocha, se jugó la vida en un techo mal construído y sin ninguna protección, nos quedamos atónitos de la destreza y maña con que lo hacía y era constante, no perdía ni siquiera un minuto para tomar agua, su única fijación era acabar cobrar e irse.
Hablaba, según él decía, inglés, francés, griego, ruso y castellano, nadie se lo creía pero uno de esos días en que se quedó a comer en el taller le hice unas cuantas preguntas en francés y me contestó todo muy correctamente, desde entonces cuando quería decirme algo y que los demás no le entendieran lo hacía en frances y a viva voz para que yo me enterase.
En menos de una semana el techo estuvo pintado, quedó muy bien y la calor ya no era tan intensa dentro del taller, despues de recibir la conformidad de los dos dueños cobró lo establecido, se despidió de todos y cada uno de nosotros, a mi en particular me dijo en frances que me deseaba de corazón mucha suerte en la vida, y como vino se fué.
Nunca más supimos nada de Richanin, alguna vez he pensado si fué real o ficticia su presencia, pero fuese cual fuese la verdad es que dejó en mí un gran legado, nunca mas me pude olvidar de su cara y sus ropas desgastadas y viejas, allí dosnde esté lo sabe él muy bien.
Como anécdota diré que despues del primer día de lluvia la pintura desapareció y nos quedamos como al principio muertos de calor dentro del taller.
ROBERTO GONZALEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: