DOSINDA Y AGAPITO

Dosinda se casó ya madura con Agapito un viudo que según le prometió le cambiaría su vida.
Malvivían en la aldea y con poquitas tierras y malas la situación lejos de mejorar fué empeorando a pasos agigantados. La única solución posible era la de emigrar y así lo decidieron entre los dos.
Ella empeñó todas sus tierras para pagarle el pasage que le llevaría al otro lado del océano y desde donde con trabajo y esfuerzo sería reclamada lo antes posible.
Finalmente hizo las maletas y emprendió el viaje rumbo a tierra americanas al emcuentro de un futuro mejor.
Los días pasan muy lentamente cuando se esperan noticias, ella cual Penélope en eterna espera dejó pasar el tiempo sin saber nada de su compañero. Finalmente recibió una carta en donde en pocas palabras le decía que las cosas ivan marchando y que pronto habría buenas nuevas para los dos.
Esa fué la primera y única carta de Agapito, fueron pasando los meses y los años y Dosinda siempre empeñada trataba de salir del pozo de mil maneras fué gracias a la familia de su hermana Esmeralda que cada día se le hacía menos largo, en casa de ella hacía las comidas y solamente por las noches regresaba a su pequeña casa uvicada en el “cantón” de Eiradela.
Yo la recuerdo siempre vestida de negro riguroso, delgada, triste, siempre con el farol en la mano para alumbrarse cuando por las noches regresara a su casa. Se sentaba alrededor del brasero junto a nosotros y pocas eran las palabras que de su boca salían. La “tía” Dosinda era para mí como la representación de la tristeza, quizás fuese por eso que la quise tanto y que aún hoy puedo sentir su presencia a mi lado.
De Agapito nunca más se supo nada, solamente que estaba en Montevideo. Cuando se hablaba de él siempre se le asociaba con todo lo malo y lo perverso, yo me hice una imagen grotesva de aquel hombre al que no conocía, y pensaba que todos los malos hombres debían de ser como él.
La tía Dosinda se murió unos pocos días despues de que mi madre y yo emprendiésemos nuestro viaje a Montevideo para juntarnos con mi padre que desde hacía seis años allá estaba, La noticia de su muerte la supimos unos cuantos meses despues, cuando mi padre se decidió a contárnosla. Aún recuerdo el sufrimiento de mi madre y la pena tan intensa que sentí en mi corazón de niño.
Fué entonces que mi madre decidió ir en vusca de Agapito, quizás para saldar una deuda que tenía con su tía, a pesar de que mi padre trató de sacarle esa idea de la cabeza, nada fué lo suficiente convincente como para parar el empeño de mi madre, así que un sábado por la tarde los tres nos subimos a un taxi y fuimos a parar frente a un garage inmenso lleno de coches, oscuro, mi padre le hizo señas a mi madre y entramos los tres.
En el fondo del garage había una pequeña cabina con una luz muy devil, dentro un hombre que a mí me pareció pequeñíto, con cara de tristeza y aburrimiento nos miró y preguntó que deseábamos.
” ¿ No me conoce ? ” le preguntó mi madre, él la miró fijamente y empezó a dudar, fué entonces que de la boca de ella saliéron unas palabras que se dirigían a mí y que se quedaron conmigo hasta el día de hoy, con voz alta y clara me dijo: ” Míralo bien, Roberto, este que ves aquí es el desgraciado del tío Agapito, el que dejó sola y en la ruina a la tía Dosinda”, la cara mía y la de aquel hombre debieron de ser muy parecidas ante la sorpresa de la frase, porque nadie más de los presentes fuimos capaces de emitir sonido alguno.
Despues de un largo rato de insultos y justificaciones por ambas partes, que nunca pude entender, nos fuinos por donde habíamos venido, pero la cara de mi madre estaba llena de satisfacción, como si se hubiese sacado un gran peso de encima.
Nunca más supe nada de Agapito, veinte años estuvimos en Montevideo y mi madre jamás quiso volver hablar de él, porque ” no valía la pena ” decía……… y así se hizo siempre…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: