ALFONSO

Fué compañero mío de trabajo durante años, juntos compartimos buenos y malos momentos, de pequeña estatura, trabajador incansable, era el prototipo de gallego emigrante dispuesto a salir adelante costase lo que costase. No importaban las horas que hubiera que hechar conduciendo el omnibus, las hacía todas, así fué que logró su pequeño ” imperio “, una parte en la cooperativa de transportes, un taxi, una carnicería y una buena casa donde vivir. Hasta ese momento fué que compartimos nuestro tiempo, luego yo regresé a la patria y nada más supe de él.
Pero si algo me quedó grabado fué una frase que siempre decía en los momentos en que se encontraba muy bajo de moral, ” ojalá me hubiese roto una pierna antes de subir al barco que me trajo aquí ” y luego continuaba ablando de que desde su llegada no había hecho nada más que trabajar y que esa no era vida etc. etc. etc.
Despues, al poco rato ya despejado su mal humor me preguntaba con su voz nerviosa de siempre ¿ a que hora entramos mañana ? y continuaba como la hormiga con su incansable rutina de trabajo y deseos de seguir hacia adelante.
Un fuerte abrazo, Alfonso, estes donde estes siempre formarás parte de mís recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: